Andrea Brugnoni

Ecléctico metropolitano

Entrada. En su vida, en su mundo, en su casa, se entra en un instante. En ese instante que él encuadra cuando enfoca y dispara su cámara Polaroid para detener una imagen de cualquiera que cruce el umbral. Miles de fotografías, testigos de los amigos que pasan, al igual que el tiempo.

Primera señal de creatividad. Al cumplir los catorce años Andrea elige como regalo el sillón a forma de guante enorme. El objeto lo sigue desde entonces como la clásica manta de Linus, un clásico del género afectivo, en su caso con tendencia al diseño. Así es la vida de Andrea Brugnoni, un intérprete ecléctido de la palabra clave - selección–, verdadero secreto del estilo.
Su selección, la pública en calidad de director general, se despliega en los espacios de la Promenade du Port: un mixto de moda, arte, diseño y comida que desde 2008 enciende el paseo de Porto Cervo y las comprar en la Costa Smeralda. A Brugnoni se debe la inmersión en el diseño más sofisticado.

Selección privada Igualmente libre y decidida se despliega en el apartamento milanés de Andrea, que tiene bien poco de milanés. Filtrado por un gusto cosmopolita, evoca a menudo los ambientes de tipo londinense: colores oscuros como el azul del dormitorio y el negro de la cocina, unos ambientes en los que están muy presentes la piel y el cuero, con un sabor excéntrico que se nutre de marcas personales: en cada rincón hay una sorpresa, un objeto fuerte o, en todo caso, deplacé. Y, además: el ordenador, el Ipod y el Ipad siempre encendidos.

Nunca sin. Música rock y gafas de sol.
Nunca con. Tarjetas de visita, siempre las olvida.
Pasión. Cerdeña fuera de temporada.
Manía. Vespas antiguas. (¿Será una casualidad que las vendan en Promenade?)

Viajar.
Equipaje de mano.
En el interior todo sabiamente amontonado, luego, cuando llega a su destino, colgado en la ducha de manera científica. Lleva seis o siete Ipods tte Ipod entre los bolsillos y la maleta.

Signos de reconocimiento.
1 . Trajes hechos a medida – iluminados por zapatillas de deporte y gommini de colores.
En otros casos:
vaqueros rotos, chaqueta a medida, mocasines con hebilla. 2 . El periódico, que lee al revés, como un zurdo transformado.
3 . La manía de los tatuajes. En la actualidad son cuarenta y dos.
4 . Pashminas al cuello, siempre dos.

Back to top