Skip to main content

Chiara Grimani

La luz de los interiores de Chiara.
Síntesis de estilo y diseño de una Venecia contemporánea.

Veneciana de nobles orígenes, 31 años, crecida en el palacio de familia que se asoma al Gran Canal, con su gran sencillez, Chiara se define tímida, deportiva, dinámica y entusiasta.
Descendiente de los Grimani, renombrada familia veneciana con varios palacios en la laguna ya desde la época del Renacimiento, consta de una sucesión de 3 dux, comerciantes, diplomáticos y capitanes de larga trayectoria, los llamados “Comandantes de mar”.
El mar que Chiara no ha abandonado, ya que la vela es su pasión, compartida con el amor por la arquitectura de interiores, por el que fue a estudiar Diseño de Interiores a Milán, fundando más tarde con una amiga una sociedad especializada precisamente en Diseño de Interiores para hoteles, www.hceandpartners.com/.
“Me he sentido siempre atraída por la distribución de los espacios. Me acuerdo una vez cuando era pequeña, durante una mudanza de la familia, que me quedé durante horas contemplando el plano de la casa”.
Para mí “La Decoración de Interiores quiere decir respetar las relaciones entre el ambiente interior y el exterior”.
Pongamos como ejemplo Il Carnival Palace que se encuentra en Venecia. Es un antiguo palacio en el que las referencias a la tradición han sido traducidas por el estudio H.C.E con modernos papeles pintados en vez de tejidos de pared, madera luminosa con lacados, en un equilibrio distante tanto del estilo minimalista como del barroco, pero próximo al contemporáneo, nos explica Chiara.
Por otra parte, nos cuenta que acaba de terminar el proyecto para un hotel en Calabria, inmerso en el Parque Nacional de la Sila, decorado como si fuera una montaña. La planta baja se caracteriza por un verde claro como si fuera un prado, luego se sube a la siguiente planta con la atmósfera y los colores del bosque, llegando al final a la última planta caracterizada por el blanco total y el gris, iluminado con luces cálidas para rendir tributo a la nieve, en la que parece estar inmersos.
Ante todo, la luz: “Un aspecto fundamental en cualquier ambiente, ya que crea los espacios y la atmósfera. No me gustan las lámparas de techo en el centro de la habitación, es mejor tener varios puntos de luz diferentes, lámparas de mesa o de pie distribuidas por la habitación.
Venecia hoy: no es fácil vivir en esta ciudad, mi marido y yo organizamos los desplazamientos para optimizar los tiempos, calculándolos siempre muy bien. Banalmente, hacer la compra en Venecia es complicado, es mejor si uno se puede mover con una barca por los canales.
La Vela: es la pasión de la familia, transmitida por el padre de Chiara, hasta el punto de que hace unos años, precisamente a Chiara se le ocurrió constituir una tripulación de “familia y amigos“ para afrontar duras regatas en el Mediterráneo, pero sobre todo para divertirse todos juntos.
Durante todo el año, los fines de semana de familia los han pasado según los calendarios de las regatas organizadas no sólo en Italia, con una tripulación compuesta por su padre, su marido Andrea, su hermana y su cuñado, falta solo su madre, que sigue las peripecias desde la tierra firme.
Tanto en el ámbito náutico como en el Diseño de Interiores se necesita una cierta lógica de síntesis, que de hecho se refleja en el estilo de la joven Grimani gracias a una simple sabiduría, que como bien sabemos, es sinónimo de elegancia.
Mi estilo.

Me siento elegante: siempre y sólo si me siento a gusto, tendencialmente con un par de vaqueros y una camisa.
El outfit perfecto: mi vestido de novia: tenía un escote ideal para mí, además no era ni pesado ni voluminoso, ¡de esta forma he podido bailar toda la noche!
En la maleta.
La mía: vaqueros y zapatillas de deporte, un bañador y un blazer.
En el barco: una bolsa de viaje ligera, nunca el trolley, 5 bañadores, pareos, un chaquetón impermeable, un jersey para por la noche, zapatos cerrados incluso para estar a bordo, chanclas para bajar a tierra, dos pareos para hacer la compra, dos vestiditos, pantalones cortos y camisetas para hacer excusiones en el interior.
En Venecia: dos consejos: zapatillas de deporte para las visitas turísticas o para moverse en barca entre los canales, mocasines para por la noche. Una chaqueta incluso en agosto, cuando uno se mueve en barco por la noche.
El mejor regalo: lo he recibido de mi padre: saber amar y respetar el mar.
El libro: “Novecento” de A. Baricco. Habla de vida y de mar.
La película: siento una verdadera pasión por todas las películas de James Bond, agente 007.
Tengo miedo de: perder a las personas queridas.
Nunca: imposible acostumbrarse a la mala educación ajena.
Siempre: No juzgar NUNCA.
App preferida: Instagram y Spotify.

Mis tres direcciones venecianas:

• La Librería Acqua Alta, en la calle Lunga Santa Maria Formosa, un sitio mágico. Hay que ir de persona y probar la sensación de vivir literalmente en medio a los libros... ¡es imposible describir el lugar con palabras!

• El aperitivo en la terraza de la Compagnia della Vela , mi círculo náutico en la isla de San Giorgio.

• Comer en la Locanda Cipriani, en la isla de Torcello, un lugar maravilloso y sin tiempo.

Back to top