Skip to main content

Enrique Solís

La ambición de la araña.
Manifiesto de vida y elegancia de un empresario y creativo español.

Un poco más adelante y un poco más atrás de la actualidad: la elegancia del dandy, suspendido en el tiempo porque está bien centrado en su interior.
Este es sin duda el caso del español Enrique Solís, hijo del marqués Miguel Ángel Solís de la Motilla y de Carmen Tello. Aristocrático tanto en el aspecto como en el gusto, propuesto con su marca The Seelk (www.theseelk.com). Universo de sedas en el tramado de corbatas y pajaritas, accesorios que aportan un gusto retro y un diseño contemporáneo al estilo de quien las lleva.
Su lema es: “No seas una oveja, sé una araña”, es decir, no sigas al rebaño sino tu tela. Que hay que tejer apostando por la perfección, más allá de las convenciones y los estándares.
Después de terminar el colegio en Sevilla, estudió en Madrid los dos primeros años de Administración y Dirección Internacional de Empresas, y trabajó entre París, Nueva York y Londres, para completar la carrera de nuevo en Madrid.
Atraído por el interiorismo y las arquitecturas del pasado, pero proyectado en la funcionalidad y el encanto de soluciones contemporáneas, con The Seelk Enrique ha tejido una doble vida profesional.
La trayectoria de estilo de sus accesorios masculinos The Seelk , entre los cuales el bolso de tres dimensiones diseñado por él mismo y que acaba de presentar, es compartida con el mundo de los hoteles de diseño, los One Shot Hotels , de los que Enrique se ocupa junto a sus tres hermanos y a su socio Luis Felipe Mendienta Peñalver: «Hoteles espontáneos, irrepetibles y únicos, que además impulsan el arte: cada hotel es diferente, se buscan edificios muy singulares, con especial atención al diseño”.
El pasado mes de abril, en Valencia, se inauguró el cuarto Hotel de la cadena. Actualmente cuenta con dos en Madrid y dos en Valencia, pero dentro de poco, de acuerdo al plan de 2017, inaugurará uno en su ciudad natal, Sevilla, luego otro en Madrid y uno en Barcelona: “Esperamos que One Shot Hotels llegue pronto a ser una cadena internacional” (Londres, París o Nueva York).
El tempo libre es poco y lo divide entre las opuestas pasiones por el mar y la montaña, entre la intensa relación con el palacio de familia en la calle Cuna de Sevilla y una fuerte atracción por la ciudad de elección de los dandis, París.
Me siento elegante: cuando soy yo mismo, sin ninguna nota excéntrica. Ser natural, no siempre es fácil.
El outfit ideal: dos piezas opuestas: un esmoquin vintage de terciopelo negro, un traje de tres piezas de lino blanco con una ligera raya azul marino. Es un sueño que no tiene precio.
El lujo: la experiencia. Lo que me hace perder la noción del tiempo, por encima de las expectativas.
El mejor regalo: un cupón, con el que podía elegir entre 15 cosas para hacer en los siguientes 15 días … un vuelo aéreo, un billete para un museo, un par de zapatos, incluso un beso, o bien asistir a un atardecer junto a ella. ¡No podré olvidarlo nunca!
En mi maleta: siempre, siempre: las gafas de sol, el libro del momento (normalmente leo siempre dos al mismo tiempo: uno más técnico para estudiar y una novela para entretenerme y relajarme). Una camiseta blanca, vaqueros skinny y zapatillas de deportes, con un blazer azul marino para las cenas más formales.
Mi lugar preferido: en inverno la montaña, por la sensación de libertad que siento cuando esquío. O bien en verano una playa aislada en el sur de España, sencillamente escuchando el sonido de las olas.
Música preferida: la banda sonora de las películas de Braveheart, El Gladiador y El Último Mohicano. Cómo decorar una casa: pensando sobre todo en el confort, mío y de mis invitados.
Libro preferido: “Confesiones” de San Agustín, no sé si es mi libro preferido, pero seguramente ha tenido un gran impacto en mí.
Película preferida: “La Gran Belleza” (Sorrentino – Italia): la he visto tres veces, durante tres semanas consecutivas, siempre en el cine.
Tengo miedo de: tener expectativas tan altas que puedan llegar a ser inalcanzables. Vivir tan rápidamente que no disfrute del presente.
Nunca: pensar en que soy superior a los demás o tratar de parecer una persona diferente de la que soy.
Siempre: una camiseta con chaqueta. Es una óptima solución, ideal para cualquier ocasión.
Mi App preferida: Spotify, Instagram y Nike Running. Uso las tres regularmente. No creo que me sirva nada más.
Mis direcciones reservadas: adoro Londres, París y recientemente me ha sorprendido mucho Berlín, pero no hay nada mejor que Madrid, sobre la que todos están de acuerdo por lo que se refiere a la diversión, el clima, su gente y la cultura…

Yo diría: Corazón Bar un lugar fantástico y ecléctico. (Calle Valverde, 44)
Una cena en Tatel, con música en vivo, una decoración interna increíble y un menú mediterráneo perfecto. (Paseo de la Castellana, 36-38)
Una copa en Arts Club es un must los viernes por la noche. (Calle de Velázquez, 96)
Por último, para hacer compras dedicadas al diseño, Anglomania Tailor Boutique (Calle Villanueva, 16) y L.A. Studio (Calle Castelló, 8)
Back to top