Skip to main content

Jaime Ku

Business & Tendencias

Vida diurna y nocturna de un exponente de la vida mundana de Hong Kong.

Empezaremos por la noche, porque para ella cuenta sobre todo la noche. Jaime y su marido Benedict, creative director y managing partner de Buzz Concepts, dirigen algunos de los mejores locales de Hong Kong, como Volar y Fly.

Amantes de la música, se han distinguido por un estilo personal: no convencional, sino indiscutiblemente chic.

Jaime arrastra su gusto filtrado desde la infancia en América y los estudios en California, creando nuevas tendencias en Hong Kong. En la ciudad abrirá en breve su próximo local.

«Creo que la razón del éxito de nuestros locales es que siempre estamos presentes en ellos, vivimos con nuestros invitados. Si se perdiera el contacto todo volvería a ser puro negocio y a ese punto ya no sería tan divertido y estimulante».

El sentido de estilo para la manager, que además de ser muy de tendencia, es también muy maternal.

Me siento elegante: a través del objetivo fotográfico. Estoy sumergida en un estilo de vida tan frenético que no suelo tener tiempo para mí. Cuando hago un reportaje fotográfico no solo me siento elegante porque me pongo de punta en blanco, sino porque freno el ritmo, me dejo llevar, me siento más relajada y centrada en mí misma.

El vestido de mis sueños: Jean Paul Gaultier Couture – Su historia me fascina; mi madre fue la primera en dar a conocer la marca en Hong Kong a principios de los años ochenta, de forma que crecí viendo a hombres con falda (risa) y mujeres con vestidos de vanguardia. Por desgracia ya no hace prêt-à-porter, pero esto solo significa que cada vez deseo más su colección de alta moda.

El lujo es: Tener tiempo para mí. Mis días están llenísimos, los compromisos de trabajo se encastran con los relativos a mis hijos. Tener un poco de tiempo para dormir o ir con calma a la peluquería es pura utopía.

El regalo más bonito que he recibido en mi vida: Las poesías de mi marido. Incluso me pidió que me casase con él con una poesía. Hay algo muy sexy en un hombre que se compromete de esta forma.

En el extranjero: me encanta hablar con los desconocidos y aprender cosas sobre su historia, cultura y vida. Nunca salgo de la ciudad sin mi té de olivo. Me gustan mucho las antiguas costumbres y tradiciones chinas.

El lugar preferido: Mi casa. No solo la de paredes y ladrillos, por casa entiendo también las personas que la comparten conmigo: mi corazón está allí. Mi familia es todo para mí. Sé que puede parecer muy banal (risa), pero es así.

Mi banda sonora: Mi marido Ben organiza todos los meses una velada DJ en nuestro club VOLAR y tiene unos gustos musicales impecables (corazoncito…risa). Personaliza varios tipos de playlist para mí.

Interiorismo: Creo en la filosofía «less is more». Cuando Ben proyecto el piso en que vivimos ahora, buscó un equilibrio entre la estética y la funcionalidad. Se concentró en los materiales sencillos y en los colores neutros, a los que añadió unos toques personalizados como las piezas de colección y los objetos artesanales y artísticos que hemos ido adquiriendo a lo largo de los años…

Película preferida: Dos días, una noche de Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne…. Marion Cotillard está realmente increíble.

Miedos:
• No estar conectada. ¡Me daría un verdadero ataque de pánico si el teléfono no funcionara!
• ¡Siento un temor auténtico e inexplicable por los globos hinchables! Como ya he dicho, no me gustan las sorpresas… ¡siempre me da miedo de que un globo pueda estallar de un momento a otro!

Nunca: digas nunca jamás... pensar siempre de manera original.

Siempre: Humildad. Aprendo algo nuevo todos los días.

La app que más uso en el teléfono: Whatsapp - una necesidad cotidiana. Recuerdo vagamente los viejos tiempos, cuando no estaba localizable 24/7 (risa).

Dos direcciones secretas:

1) La mesa del chef del restaurante chino del Grand Hyatt Hong Kong, que se encuentra en la cocina. La comida nunca decepciona y es divertido curiosear en la cocina;

2) Tung Bo - un restaurante chino en el interior de un mercado del barrio de North Point en Hong Kong. Es un local con unos precios muy razonables, especializado en marisco. La comida es siempre fresca y exquisita. Se beben jarras de cerveza y después de las nueve de la noche el propietario pone música tecno y empieza la marcha.

Back to top