Skip to main content

Jean Christophe Laizeau

El arte de vivir de un gran viajero

Las raíces, la casa y la cocina.

"Nací en Gien, en el Loiret, en el corazón de Francia. ¡Por este motivo siempre tengo los pies en el suelo, pese a que paso mucho tiempo en los aviones! Nadie podrá troncar nunca este sentido de pertenencia, este vínculo profundo con mi tierra. Por lo demás, según el horóscopo chino nací bajo el símbolo del caballo. Después de estudiar Derecho e Historia del Arte para convertirme en comisario de subastas públicas, llegué al mundo del periodismo. La gente me fascina, al punto que podría haber sido un buen psicólogo. Pero, al final, mi pasión por la cultura y el arte de vivir prevalecieron, y de esta forma me convertí en director de comunicación de la Maison de Champagne Ruinart.

Todos los años entro en contacto con los grandes nombres del arte y del diseño para pedirles que interpreten el espíritu de la plus ancienne Maison de Champagne. ¡Estaréis de acuerdo conmigo en que tres siglos de historia son una notable fuente de inspiración!

¿Mi mayor fortuna? ¡Haber trabajado con Yves Saint Laurent y Pierre Bergé en el sector de la alta costura, un mundo increíble, poblado de personajes que parecen salidos de novelas o incluso de obras teatrales! ¡Por lo demás, también la decoración de la avenida Marceau parece realmente la de un teatro! Después trabajé para Loulou de Falaise, una mujer elegante, hermosa y generosa, en pocas palabras, una diseñadora extraordinaria que, al igual que yo, adoraba el lujo de la ciudad y la sencillez del campo. Nos unía la pasión común por los jardines. ¡Nada en el mundo me fascina tanto como los jardines, quizá por eso me encanta Neuilly! La vista del Bois de Boulogne es magnífica. Además, y también como a Loulou, adoro tener invitados y cocinar para ellos.

¿Mi plato preferido? Debo reconocer que tengo debilidad por la cocina italiana. En lo que a mi concierne, mi especialidad es el risotto: lo preparo con todas las salsas, con azafrán, espárragos... Tengo amigos en todo el mundo, pero cuando están de paso por París no renuncian a venir a cenar a mi casa, pese a que vivo en Neuilly (fuera de la ciudad, por tanto). La vista del Bois de Boulogne y de la torre Eiffel les hace olvidad los kilómetros de más.

Me siento elegante: Cuando realizo una buena acción, cuando doy una alegría a alguien.

El outfit de mis sueños: Debe ser oversize, y esto vale para el traje y la camisa. ¡Sin duda herencia del periodo Saint Laurent!

El regalo más bonito: Una carta de agradecimiento de mi amigo Bob Wilson. En ella me daba las gracias por la cena que había organizado en su honor.

En la maleta: Jamás salgo de viaje sin que me acompañen varios libros. Me gustan los "libros de verdad", los que tienen páginas que se pueden pasar. Sólo uso el Ipad para leer la prensa. De los libros me gusta el olor, además de la idea de poder releerlos.
El lugar preferido: ¡Venecia! Quizá porque soy Leo, igual que Yves Saint Laurent y que Coco Chanel - también ella una enamorada de Venecia - y porque me chifla Italia. Como alternativa elegiría Los Ángeles, donde, por otra parte, creo que me instalaré un día. De Los Ángeles me gusta el arte de vivir y la luz.

Música: Escucho un poco de todo - soy muy curioso-, pero sobre todo me gusta la música clasica, y siento una pasión desmesurada por el trío para piano y orquesta de Shubert, Op.100. ¡La versión de los hermanos Capuçon es sublime!

Cómo adorno la casa: Con flores cortadas por todas partes, peonias u orquídeas, por ejemplo. Las compro en la mejor tienda de orquídeas de París, la de Sylvain Georges, en la calle des Petits Pères, en el número cuatro.

Libro preferido: Buenos días, tristeza, de Francoise Sagan. Adoro esta escritora y no entiendo por qué la han eliminado de los programas escolásticos. Era extraordinaria. Tuve la suerte de conocerla cuando era periodista. Me dio este consejo: ¡cuando escribas lee luego en voz alta lo que has escrito!

Película preferida: "Melancolía" de Lars Von Trier. Una especie de extraterrestre del cine, a medio camino entre una película y una obra de arte, y, además, la música de Richard Wagner... Lo he visto un sinfín de veces, pero la primera vez fue en Pagode, en la calle de Babylone, mi cine preferido.

Miedos: Llegar con retraso... ¡OTRA VEZ !

Nunca: Quejarse. Me educó una nanny que se llamaba Denise. Era mucho más vieja que mis padres, muy afectuosa, aunque también muy evera. Never explain never complain. ¡El never explain me cuesta un poco, pero el never complain lo pongo en práctica todos los días!

Siempre: Dar el máximo para no arrepentirme.

App preferida: ¡Instagram!

Tres direcciones «reservadas»:
Mi librería: Libreria Galignani en París, en la calle de Rivoli. ¡Danielle, Valérie, Bertrand y Daniele son unos auténticos tesoros! Me atienden siempre, incluso cuando Karl Lagerfeld está allí comprando. Mi jardín preferido: Bom
arzo, un jardín próximo a Roma que descubrí con Loulou y su marido, Thadée Klossoswki de Rola. ¡Un lugar fantástico! Solía ir con Loulou, y desde entonces no he vuelto a hacerlo.
Mi restaurante: el Voltaire, una vieja costumbre que se remonta a mi periodo en Saint Germain des Prés con Antoine Picot y Thierry. ¡Soy servido y reverenciado mientras Figaro, mi perro salchicha, es tratado como un rey! Si el tiempo es bueno durante el fin de semana voy, en cambio, a la taberna Kobo de Asafumi Yamashita, que tiene un menú a precio fijo. Asafumi es un horticultor estupendo que se encuentra a varios kilómetros de París. Es proveedor de los chefs más importantes.
Back to top