Skip to main content

Maria Vittoria, Maria Eugenia e Michela Bianconi

Tres hermanas, un castillo.
Viñas, viajes y vida de empresa.

Una historia de vino, de mujeres y de Italian Lifestyle.
Tres hermanas, un castillo y una bodega de la que nace un vino que definen moderno porque: “Lo bebes sin darte cuenta, no es una simple copa de vino sino un momento, que se fusiona con lo que estás haciendo”. Hablamos no sólo de calidad Con Maria Vittoria, Michela y Maria Eugenia Bianconi, sino también de sentido del tiempo, de lugares y de hospitalidad, así como de la elegancia máxima de los productos artesanales de la tradición.
Son las jóvenes y atractivas intérpretes de lo que parece ser un verdadero cuento de hadas – en el que se habla de trabajo, esfuerzo y disciplina en la relación con los clientes – ambientado en un castillo situado en las delicadas colinas de la región del Friuli, cerca de Udine, en el noreste de Italia. Un castillo rodeado de las viñas que nutren la ruta del vino de Castello di Buttrio , la etiqueta creada por su madre, Alessandra Felluga.
Ha sido ella la que ha reestructurado las habitaciones y los salones de la residencia del seiscientos, con ese personalísimo estilo que hace que todo sea armónico y que cada ambiente sea único y diferente, incluidas las 8 habitaciones del castillo transformadas en un hotel de lujo. www.castellodibuttrio.it
Las tres hermanas viven aquí, pasan los días trabajando y las noches hablando alrededor de la chimenea: “En los últimos años hemos vivido lejos una de la otra por motivos de estudio, ahora somos felices de habernos reencontrado y los días vuelan”.
Las podemos observar sentadas alrededor de la mesa (“… para nosotras el momento de la comida ha sido siempre algo sagrado… ”), alrededor de la mesa circular, como la torre que forma parte de la gran cocina, con las ventanas que dan hacia el valle. Desde aquí se puede ver también la huerta, que con sus diferentes verduras ritma el lujo de las estaciones y de los alimentos: “Nos damos cuenta de todo ello cuando estamos en el extranjero”.
Por ejemplo, los años universitarios en los que se dividieron los estudios y las capitales – economía en Londres, enología en Milán e historia en París, – ahora se han transformado en una colaboración total, diferenciada en las respectivas especialidades: “Tenemos tres puntos de vista diferentes y esto nos es muy útil, discutimos juntas de todo, desde la estrategia hasta los mínimos detalles”.
Vivimos entre viñas, aunque no siempre (a menudo también en el extranjero por trabajo), pero la mayor parte del tiempo vivimos aquí y somos felices de poderlo hacer: “Nos despertamos con una vista impagable, vamos a trabajar paseando en medio del verde, disfrutando de la belleza de los cambios de cada estación”.
En la bodega, a pleno rendimiento desde hace un par de años y bajo el comando de la madre, aunque con la idea de que en el futuro sea una gestión independiente y compartida entre las tres, las tres hermanas han creado las etiquetas Mon Blanc, nombre de fantasía para un vino blanco friulano, Ettaro, Sauvignon Riserva que con su nombre rinde homenaje a su viñedo, y Morpurgo9, de método clásico. Su lema es: “Vinos muy minerales, que desde el aroma inicial hasta el retrogusto final crean una línea neta que perdura”. Junto a la bodega está el hotel, con el estilo especial de sus 8 habitaciones, una diferente de la otra, en un castillo en el que se pasa de un salón a otro, también está la Hostería y la Casa Rural. En fin, un mundo que gira alrededor de los placeres y las bellezas de la hospitalidad, en puro Lifestyle italiano.
Por si no fuera suficiente, desde hace aproximadamente un año, las hermanas han dado el nombre de Le Sûr a una línea de objetos de tradición y fabricación local: “Pensados para los huéspedes internacionales, que pueden llevarse un recuerdo del lugar, hecho aquí mismo”. De esta forma, podemos encontrar las “furlane”, zapatillas de terciopelo cosidas a mano, los aromatizadores de ambiente inspirados en la bodega o en la sala de la chimenea, a base de incienso y cuero, el set de belleza y las toallas, la bufanda de cachemira hecha con un telar a mano, el abrigo cálido y rústico que recuerda el sofisticado batín de los dandis y que muy a menudo usan incluso ellas, las empresarias de Le Sûr. Probablemente las últimas novedades han sido ideadas ante el fuego de la chimenea, en el gran salón en el que transcurren sus veladas.
El estilo de una noble dama contemporánea, mejor dicho, de tres.

Me siento elegante: con manos y pies curados, un bello escote, un maquillaje ligero.
El outfit de mis sueños: vaqueros y camiseta, en invierno con un jersey.
El mejor regalo recibido: las joyas que nos regalan nuestros padres, siempre iguales para las tres. En particular el anillo para el dedo meñique con nuestras iniciales.
En la maleta, para ir a un castillo: un buen abrigo, una bufanda cálida, zapatos para andar por el barro. Para por la noche un pantalón ancho de cintura alta, un pulóver y botas con tacón, no de aguja. En verano un vestido fresco durante el día, largo y amplio por la noche, con las zapatillas de terciopelo Furlane.
La música: Amy Winehouse por su voz, sus originales textos y su estilo jazz. No es repetitiva porque es multi-instrumental y experimental.
Ambientes internos: la casa se tiene que adaptar al lugar. En la playa interiores claros con sofás de lino, en la montaña madera y colores cálidos, en una ciudad como New York un loft con elementos fuertes, en París ambientes más clásicos pero con colores femeninos.
El libro: Memorias de una geisha, de Golden, con la maravillosa comparación final entre ella y las mujeres de occidente.
La película: Atrápame si puedes de Spielberg, por la agilidad de la fantasía que cuenta, y luego un clásico como Lo que el viento se llevó , por el vestuario y la modernidad de Rossella O’ Hara.
Tengo miedo de: no tener bastante tiempo para sentirnos realizadas en el trabajo, siendo mujeres. Coordinar todas las partes que hay que interpretar, hacer experiencias, ver el mundo y mientras tanto construir la propia vida.
Nunca: Sin pendientes, es como si le faltase algo al rostro.
Siempre: Cabello largo, suelto y cuidado.
App preferida: Las clásicas Itunes, Whatsapp e Instagram.

Tres destinos reservados:

•   El mercado deTrouville en Normandía para degustar ostras y beber Champagne.

•   Los paseos por las playas de Nantucket, una pequeña isla en Massachussett.

•   En un velero por las islas Kornati, en Dalmacia, por las aguas transparentes de ese mar y la atmósfera que se experimenta luego en tierra.

Back to top