Skip to main content

Luis Garcia Fraile

El sentido del interiorismo de Luis.
Espejos, tejidos y volúmenes inesperados: el estilo contemporáneo según García Fraile.

Licenciado en Empresariales y ya operativo en el campo de las Finanzas, hace cinco años, el español Luis García Fraile cambió totalmente su ruta profesional, transformándose en un equilibrista de los ambientes. Actualmente es un diseñador de interiores de gran éxito en Madrid, proyecta lugares que transporta la historia más clásica de la decoración a un espacio de máxima ligereza, como se puede percibir en su perfil de Instagram Luchogf de esta forma, los que salen del estudio LGF Spaces son ambientes que ante todo se caracterizan por el uso de medidas fuera de escala: “En una gran pared, un único cuadro se convierte en un objeto. En cualquier caso, para crear un ambiente con un cierto estilo, es mejor elegir entre una solución muy pequeña o muy grande, no me gustan las soluciones intermedias”. Eclécticas combinaciones de tejidos, étnicos o clásicos, usados en contraste con el objeto que revisten, los materiales de las alfombras pueden ser de plástico, ya que a García Fraile le gusta atreverse con nuevos materiales. El uso de los espejos recupera la historia antigua: “Para interpretar el estilo contemporáneo se necesita cultura del pasado”. El estilo contemporáneo lo imagina “Siempre más ligero y luminoso, como el del nuevo mundo conectado de la red”. Su futuro lo ve ocupado en proyectar tanto para los clientes privados como para espacios públicos, tipo hoteles o restaurantes “Donde puedes ser super creativo”. Veamos su estilo, no sólo a la hora de vestir.

Me siento elegante: con un traje. Chaqueta americana.
El outfit ideal: Vaqueros y camiseta blanca.
El lujo: no tener que dar explicaciones, la libertad total.
El mejor regalo: una medalla por parte de mi abuela. No me la quito nunca.
En la maleta: Vaqueros, zapatillas deportivas, blazer, un par de zapatos elegantes negros, camisa blanca, dos abrigos, bufandas de colores.
Un neceser y el Ipad.
Mi lugar preferido: la casa de familia en el sur de España, en Marbella.
La música: Coldplay, Barry White, Gipsy Kings.
La película: “Un gánster para un milagro” de Frank Capra, de 1961. La historia es realmente conmovedora.
Tengo miedo de: envejecer y no poder hacer todas las cosas que tengo planeadas. Por ejemplo, lanzarme un día con el paracaídas.
Nunca: en el armario o en casa, piezas falsas. No comprar nunca las copias, mejor nada.
Siempre: materiales y tejidos naturales.
La App preferida: Spotify.

Marbella y sus direcciones.
Desde por la mañana hasta por la noche………

10am. Un paseo y elegir un bar para desayunar en la zona vieja de la ciudad. Un consejo: los churros de la Plaza de los Naranjos.
12pm. Sol y playa en Treasure Beach (cerca del hotel Don Carlos).
3pm. Comida a base de pescado crudo en Puro Beach Club.
5pm. Compras en Puerto Banús.
En la tienda Elite compro el perfume Aqua Universalis de la Maison parisina Francis Kurkdjian.
10pm. Mi elección es el hotel Marbella Club tanto por su ambiente como por los cócteles, por ejemplo el Bellini. Para cenar, su Solomillo Wellington.
00. El mejor final es bailando en la discoteca Dreamer’s Dance Club: “Savage e cool”.
Back to top