Skip to main content

Beniamino Nespor & Eugenio Roncoroni

Un chef con estilo

La vuelta al mundo en la cocina

Hablamos de Milán, de Beniamino Nespor y de Eugenio Roncoroni, y de su pasión, que se ha convertido en profesión: los dos son cocineros y están haciendo un rápida carrera, incluso logística.
En 2011 nace “Al Mercato”, el restaurante de la calle Sant’Eufemia, adyacente al primer Burger Bar, que triunfa con la fórmula del street food, con la diferencia de que el suyo es de gran calidad.
Una sala muy pequeña y por ello fascinante, en la que es difícil reservar, con la cocina a la vista, y una segunda sala más espartana. La dinámica interna es inteligente, la del origen de los platos muy ajetreada: hamburguesas, alas de pollo al estilo chino, tacos y nachos de América Latina, rollitos de primavera y club sandwich, un menú global, en pocas palabras.
En el mes de junio abrió “Noodles”, donde sólo sirven espaguetis y que se encuentra frente a la universidad Bocconi. El próximo paso será México. Culinariamente desplegado en la calle Sant ‘ Eufemia, en la declinación de Al Mercato, con carne asada en el horno de leña y acompañada de condimentos rigurosamente y sólo hechos en casa.

Estos jóvenes cocineros tienen inventiva, han dado la vuelta al mundo desde que eran niños en su propia casa, como nos cuenta Eugenio: “Cada vez que mi madre viajaba a un sitio comíamos durante seis meses sus platos típicos. Cuando le tocó el turno a la India pasamos un año entero a base de curry”. Ahora no sólo añaden aroma de pimienta al pan caliente que colocan en un lecho de heno, sino también a los ambientes. Como alternativa recurren al anís estrellado y al cardamomo: “Nos gusta investigar”. Para poner todo el mundo y sus modos en sus platos.
Por el contrario, su estilo - tienen mucho, parecido entre ellos y muy preciso – no experimenta nuevas fórmulas, al contrario: se distingue por cierta allure, de tipo voluntariamente retró.

Los visualizamos en una instantánea, dividida en voces.

Eugenio Roncoroni
Subimos juntos, desde los zapatos hacia arriba…

¿La base del vestir? Unos botines bien hechos.
¿Calcetines? Azules o negras, siempre.
¿Pantalón? Con vuelta, de corte muy estrecho.
¿Las pinzas? A libre elección.
¿Los mejores tejidos? Lo que cuenta es la calidad, basta incluso un algodón.
¿Camisa? Me gusta el cuello a la francesa.
¿Cinturón? Hebilla un poco extravagante, pero de impacto justo.
¿Suéter? El cardigan.

¿Abrigo? Depende de la edad del que lo lleva: entallado, juvenil.
¿El paraguas? Me mojo.

Èl, que es muy clásico, entre ollas se convierte en un experimentador.

Beniamino Nespor
Con él bajamos…

¿Abrigo? De piel de camello.
¿Suéter? Cardigan.
¿Tu firma? Uso mucho los colores.
¿Pantalones? Vaqueros o modelo estrecho, con pinzas.
¿Zapatos? De piel, de la mejor calidad. Suela sólo de cuero.
¿Paraguas? El gorro.

Coloreado. A la hora de vestir él es la parte “eufórica” de la pareja, en la cocina el más preciso, con un enfoque superclásico. Ver gramos y miligramos.

Back to top